lunes, 14 de abril de 2008

Japón caza 300 ballenas menos de las previstas gracias a los ecologistas



* Los balleneros japoneses pretendían cazar 850 de estos animales.
* Ecologistas de la Sociedad de Conservación Sea Shepherd llevan meses enfrentándose a estos barcos.
* En los últimos 20 años los japoneses han matado a unas 7.000 ballenas.


Balleneros japoneses han cazado hasta el momento 551 ballenas en el océano Antártico, unas 300 menos del objetivo previsto para lo que llaman programa anual de investigación ballenera debido a la intervención de los ecologistas, según informó la Agencia de Pesca.

Japón tenía previsto cazar unas 850 ballenas del tipo 'rorcual aliblanco' en el Antártico durante la temporada de caza. "Cazamos 551 ballenas, muchas menos que nuestro objetivo original. El sabotaje de los activistas es el principal factor detrás de nuestro fracaso en conseguir nuestro objetivo", indicaron fuentes de la agencia.

El sabotaje de los activistas es el principal factor detrás de nuestro fracaso
Ecologistas de la Sociedad de Conservación Sea Shepherd llevan meses enfrentándose a los balleneros japoneses para evitar la caza de estos mamíferos marinos. El mes pasado, miembros de la organización lanzaron botellas y plásticos con sustancias fétidas contra uno de los barcos, con el resultado de tres marineros con irritación en los ojos.

Este incidente siguió a la crisis de enero, cuando dos activistas abordaron un ballenero japonés, obligando a suspender la caza durante un mes. La presión internacional obligó además a Japón a suspender sus planes de caza de 50 ballenas jorobadas bajo este mismo programa.

Tensiones políticas con Australia

La caza de ballenas por parte de Japón ha generado fuertes tensiones políticas con Australia, cuyo Gobierno se ha comprometido a intentar detener el programa de caza de ballenas y está considerando iniciar acciones legales internacionales.
Estas medidas chocan con la creencia en Japón de que la caza de ballenas es una tradición cultural. Aunque abandonó la comercialización de la caza acogiéndose a una moratoria en 1986, la considera necesaria para el estudio de estos animales y se cree que en los últimos 20 años los japoneses han matado a unas 7.000 ballenas.